El Demonio y su humor

Mueren a todas horas relojes dentro de mi cabeza. Me visita cada noche tu ausencia y ya no sé qué excusa ponerle para que no vuelva. No hace más que preguntar y solo cesa cuando se hace de día. Pregunta y desvela mis sueños hasta despistarlos y hacerlos suyos. Paro un momento en medio de este silencio y deseo que llueva para ocultar mis lamentos detrás de las gotas que derrochará el firmamento. Avanzo descalza por un pavimento que recoge mis huellas sin importarle el peso que llevo sobre la espalda y hunde mi cuerpo. Ya no me importa tanto el tiempo cuando lo paso en silencio. A oscuras comprendo mejor cuál es la cura a estos remordimientos. El demonio recoge mis fracasos y los colecciona en frascos observando orgulloso sus hazañas en este mundo que cada vez me da más asco.

Anuncios

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s